martes, 29 de diciembre de 2009

_sí_



http://2.bp.blogspot.com/_VzmP0K5xuRs/RloFjENJpNI/AAAAAAAAAxg/YX-C5QiWKq4/s400/Dolor.jpg

Me he secado por dentro y tan a gusto...
En el rellano de tu lengua me he venido a morir
en la punta rala de tu sueño,
en tu hastÍo desgaste.

Me he marmitado a lento fuego
como cuando te corre el corazón y no la hora.
A tu cara he postrado mi libido
y el índice desbocado de tu ausencia.

No me retes que arranca el aire tu pecho

y, sólo, los ojos abiertos aciertan a perdernos
porque eres de mi huella el cáliz
y el arrebato de mi pobre cuerpo.

He acertado a clavarte entre susurros
para prendar tu caldo entre mis carnes
para arañarte de verdad
entre promesas que no yacen.

No te quedes. Estoy tan sola de mi.
Tan perdida. Tan quieta.

...tan tuya.

lunes, 7 de diciembre de 2009

_soul_


Debiera estar prohibido cerrar los ojos
si no fuese para dormir.
Agarrar con nudo llano al vagón penúltimo
cada sueño decorado
cada extenuado arranque de Morfeo.
Debiese la inconsciencia atarse
un pañuelo en la alborada,
para enmudecer
los desnudos gestos
los implícitos recuerdos
los suspiros perfectos.
Debo hacer noctámbulas cuentas
cobrarle al traicionero sopor
sus escenarios realistas tan confusos.
Debiera estar prohibido cerrar los ojos...
si no es la algarabía de esa gota,
que se dedicó a deslizarse en mi cuello,
la que aparece ineludible
creyendo que es un tormento.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

_tontadas_



No sabes las veces que me detengo a contar bocanadas de aire, no lo sabes.


Últimamente las faltas me han desbordado, me refugio en mis penas y sólo hablo de tonterías.
La luz no se pone tenue para recitarte verdades ni tengo gana de ello.
Como una capa opaca el silencio se recuesta y yo me dejo.

No es necesario que lo entiendas.

No recuerdo el último de tus abrazos sin motivo y, a veces, me siento tan sola. No temas, no, sólo confieso al techo estas palabras.
Será que no importa.

Si lo repito muchas veces, como si fuese verdad, se me revuelve el estómago en la parte encarcerada donde, aún y por siempre, sabes que te guardo.
Otra bocanada.
¿Hace frío, no?


...si quisieras: pero ni lo quieres, ni yo te dejo. Recorro mil paisajes. Las piernas se resienten y me lleva el dolor del cuerpo a no sentir ni el alma.

Otra más, otra bocanada.

Cuando quieras abrazarme despeja la ventana y, tras el vaho, verás quien soy, por si no lo recuerdas y te lías caminando sin sentido.

Búscame en la sencillez, esa que sabes es la única que nos cubre como una sábana sin casualidad y nos guarda el mas valioso tesoro.

Otra, la última bocanada. No hay más...

jueves, 12 de noviembre de 2009

_Insomnio_

Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie lo sepa.
ÁNGEL GONZÁLEZ


http://www.photoshop-designs.com/Imagenes/16881(4)/tangledangelsibytemporata6.jpg

Hay noches en las que me he sentido sin mi
y ni siquiera yo misma lo he notado.

Embriagada de todo y harta de mecer,
el preludio del baile, como humo,
ha callado las teclas del deseo.

Hay unas escondidas rosas bajo mi cuerpo
y, aunque a veces me parezca que tocan a réquiem
sus ansiados y caídos pétalos
no conocen las prisas ni el potaje que les baña.

Hay noches en las que envuelta de insomnio
deambulo por tu espalda,
noches absurdas agarradas al pestañeo
del reloj vacilando impenitente.

Otras, como los últimos paseos,
intiman desollando la poca carne que aún me guarda
y te veo de lejos escupiendo el dolor.

Sería tan sencillo colgarme de tus besos
no verte las entrañas desgarradas contra cada esquina,
tan fácil plisar la falda y masticar la carne
fingiendo el hambre del que arrulla,
sí,
si lo sería,
sería tan fácil.
Tanto como tapar con un paño oscuro al pájaro cantor
y eludir su tristeza y desahogo.

A veces hay noches,
noches en las que dormir es un martirio
y no pegar los ojos es gloria bendita.
Pero no son las mas y sí las menos.

jueves, 22 de octubre de 2009

_ ese día _




El día que me olvides, bajaré las escaleras
como si el dos y el tres no se persiguiesen.
Los precios de los zapatos y los colores de las gargantas
tentarán a las garrafas de amor, como si en los caldos puros
te hubieses ahogado y ahora la terca costumbre
se te comiese, con las manos, la luz que excelsa te envolvía....

Caminar con los pies por no caer al precipicio
es como deambular sin rumbo.
Te pintas el cielo al gusto pero no es tuya la paleta,
así llega la sequedad al paladar y uno acaba por huir,
como si una bocanada sin aire se le tragase vivo.

Más allá de la nada he jugado al juego. Más allá.
Y estoy tan cansada.

Aún recuerdo la dulzura de no tenerte,
aún se que fue un limbo, pero tan gozoso.

Ahora el miedo recorre cada extremo
y, el no guardarte, me hace mas vulnerable
que la hojuelilla mas serena ante la mera brisa pasajera.

lunes, 28 de septiembre de 2009

_La transparencia_

Por no refugiarme descorazoné la previa luz
aquella que nos clareó la tarde.

http://3.bp.blogspot.com/_dA7ClW_qKqI/SA454U0V0FI/AAAAAAAAAcs/ptEU2rU4fOc/s400/gota1peque7lr.jpg

El desnudo no es mas que la transparencia tierna
luego cae a bocajarro la caricia
el beso
el calor
el ciego y lésbico contraste
la algarabía de la piel
la suciedad perfecta y bella
el silencio
la marabunta
los aromas cimbreados volviendo el cuello
hacia los calidos rieles de la seda.

No es mas que eso, no temas.

Me acaricio las palmas sin la presencia
y es la viperina tarde la que ahuyenta el ahogo.
Tras la espalda no queda sombra,
ni vestigio de sudor
ni revuelta y seca boca,
quedan bocadillos de aire embestidos
nudillos esperantes de un golpeteo
que les embarque la pulcra sabana
hacia el oasis abandonado del mas tierno y loco peso.

No corras...espera.

Se quedan como huecas las huellas
los pezones duros y serenos
y un vacio
en pedazos
rompe los jirones de aquel traje
que enamoró la matinal desnudez mas engreida.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Ya ni eso...

Erase una vez la guerra y los labios
y el paseo del silencio.

Como conjuga la mano en la espalda las caricias
sólo por romper el hielo de la desconocida ropa
así se parte entre burbujas el ahora.

Tengo tanto que olvidar que ni me acuerdo.

Erase unos labios de paseo
y un silencio en guerra.

Luego la noche de las sombras
y unos ojos fijos pariendo letanías a la gana.
Paré el bucle, con la destreza justa,
y nacío al pie de los ojos el único sentir.

Erase que se era el silencio del roneo
de unos labios en guerra.

martes, 11 de agosto de 2009

_Condicional_



Mañana cuando despiertes, mirarás a ambos lados. Se colará el desafío y no encontrarás ningún reproche.
Malditos sean mil pares de veces los minutos que te tuve y no te desarmé a mordiscos hasta el aire. Malditas las esperanzas que, aún, juguetean en el cielo de mi boca como si te lamiese el costado del cuello, allí mismo donde se te derrumbaba la sangre.
Se pasean las mariposas y aletean. Míralas.
Apartaría del camino los silencios y te prestaría mi atención sin pestañeo. Pero es tan tarde, tanto y tanto.
Los ojos se me cierran.
Es la daga que metía entre los dientes, para camelarte, un cruel disfraz de caza que me despierta con ansia a medianoche.
Cuando se me muera el desaliento; tampoco lo reconoceré, cuando sea temprano y tú consideres a bien lo oportuno; no iré tampoco.
Mi casa esta a cinco milésimas de piel de la tuya, un simple dedo rozaría la absoluta paz pero los puentes han jugado a esconderse y a mi me ha vuelto a encontrar el sueño.



Si pudiese arremolinar la espera en puñaditos
no asesinaría al contraluz cada relente de sudor.

Entonces,
entonces respirar sería como un beso
y me partiría como una grácil flor a tu suave paso.

En cambio me refugio con las palmas a los hombros
cargando mi corazón a la espalda y
peinando caminos con la punta de las uñas.


Desnudos siempre fuimos dos iguales.
O eso me temí.


Hoy el brillo de tu mirada
sigue agolpándome la sangre contra el cielo de la boca
pero el ahogo posible no lo tuve a cuenta.

jueves, 6 de agosto de 2009

_...distantes_

(me repito)



Mañana cuando despiertes, mirarás a ambos lados. Se colará el desafío y no encontrarás ningún reproche.

Malditos sean mil pares de veces los minutos que te tuve y no te desarmé a mordiscos hasta el aire. Malditas las esperanzas que, aún, juguetean en el cielo de mi boca como si te lamiese el costado del cuello, allí mismo donde se te derrumbaba la sangre.
Se pasean las mariposas y aletean. Míralas.
Apartaría del camino los silencios y te prestaría mi atención sin pestañeo. Pero es tan tarde, tanto y tanto.
Los ojos se me cierran.
Es la daga que metía entre los dientes, para camelarte, un cruel disfraz de caza que me despierta con ansia a medianoche.
Cuando se me muera el desaliento; tampoco lo reconoceré, cuando sea temprano y tú consideres a bien lo oportuno; no iré tampoco.

Mi casa esta a cinco milésimas de piel de la tuya, un simple dedo rozaría la absoluta paz pero los puentes han jugado a esconderse y a mi me ha vuelto a encontrar el sueño.




lunes, 3 de agosto de 2009

_ débil _

...y si fueses tú la perfecta excusa para que la noche me velase ahora que no vuelo.

http://azulindigo.files.wordpress.com/2007/07/ala_de_angel1.jpg
No estoy desde hace ya mucho. Una semana puede acabar pareciendo un lustro.

Quisiera poder engañarte pero, como sabes, se me tuerce el labio de arriba cuando miento y, el beso, se me tiñe incauto de esa hiel empalagosa y fina.
No me mires, no.
No cuando tiemblo, no me gusta.
Me haces vulnerable y, se parecen mis ojos, a los peores precipicios.

Aunque me acaricies y busques mis ausentes alas, siento el tambaleo de mis piernas y me asusta avanzarle un pie al camino, exponiendo, como excusa, la juventud que me corroe las venas.
No estoy desde hace ya mucho, mucho y tanto.
Desde que el calor y el silencio y la franqueza me aguardan como horizonte.

A tu lado soy tan débil.
Nunca creí que me inundaría el miedo y como una estaca en la garganta se ha quedado a vivir. Como si un leve carraspeo fuese capaz de arrebatármelo todo, como si la sed de la tristeza, por azar, se llevaría mis ojos y fuesen a bailar empapados de por vida.

Nunca sentí tanto temor y tanta felicidad absoluta en sólo un día.


...y si fueses tú la perfecta excusa para que la noche me velase, ahora, ahora que he perdido el vuelo.

sábado, 18 de julio de 2009

_dulce_



Nunca me han interesado ni el poder ni la fortuna
lo que admiro son las flores que crecen en la basura
¿dónde se han quedado tus sueños? Tienes el alma desnuda.
Después de romper la ola, sólo nos quedó la espuma.
Adolfo Cabrales (Fito)

Y metí el dedo en el bote de la dulzura. Cerré los ojos y me detuve.
No se puede una, lamer las manos, cuando se escurre la felicidad, pero me permití ese pequeño lujo.
El silencio, la oscuridad, el desnudo eco, las palmas de las manos abiertas, el frío suelo y el regurguitar del pecho tranquilo respirando.
Y abrí las alas.
Y he pedido al despertarme que se pare todo, al menos cinco minutos, al menos unos eternos cinco minutos, porque me he descubierto perjurando sinsentidos en voz alta. Yo, yo que no me irrito ni aunque me claven una punta de acero ardiendo en la niña de los ojos, me he bañado de santos y me he bajado al dios del cielo.
Amén que necesito llorar de una vez, necesito estirar los brazos y abrir mucho las palmas para detener esta lluvia de verano que me está ahogando.
Hoy como ayer rebañaré lo que aún me queda de dulzura y cerraré la puerta.
Porque hacía mucho que no me ahogaba de felicidad.

jueves, 9 de julio de 2009

_ailoviu_





Acelero el paso porque sólo tú me existes.
Quedan un par de docenas de besos
a las espinas irreales prendidos
y no temes su tupido enjambre.
Esto es puro.
Aquel que dude,
aquel que no guarde dos oceanos y medio de distancia
perecerá ahogado ante la simpleza mas bendita.
Entre el tú y yo no hay palabras,
palidecieron sin entonación posible
quizá, un acaudalado rumor las asemeja
para acallar malidecentes y ralas envidias.
Entre el tú y yo sin posesiones
eres mi latir izquierdo mas preciado.
Allá donde acaba mi brillante mirada
allá te creces...
Inevitable eres
de mi reflejo la perfecta sombra.

jueves, 25 de junio de 2009

_El dos (... y su ilógica sencillez)_

Se vengó de nosotros el tres,
quedé sola,
se volvió tan enorme la vida
tan transpirable el aire.
No soporté el memento
me cubrió la inventada vergüenza.
Sólo con el impertinente dolor
aprendí a convivir ausencias.
Me mató toda.
Me quemó toda.
Me arrastró toda.
Y me dejó con vida
sintiéndome una
impar y perdida.

sábado, 13 de junio de 2009

_de mi_

Los colchones no tienen lágrimas
ni siquiera los estribillos de un mensaje
rozan como los dedos
cuando secan una mejilla.

Cuando se rompe un corazón
el eco de un paseo se vuelve
la mejor excusa para sentirse en compañía
y la lluvia el abrazo mas sencillo.

Luego entre las sábanas se tumba el tiempo
y las pestañas sin voz
paren incontroladas penitencias.

Será que estoy y no me parezco
y un mas o menos es el sendero
mas firme que echarme a la boca.

martes, 9 de junio de 2009

_Cortito para un intenso_







No pretende la mas sin igual belleza
prender de brillos los anulares,
ni la nocturna espera
hallar sobre sabana
mandingo alguno.

Si la paz invadiera el tímpano
con agrestes sones
y, el vello de la nuca se erizase
sería innecesario excavar mas profundo
para asirse a un diamante.

miércoles, 3 de junio de 2009

_destreza_



A ver si miras donde me pones los dedos, ¿en qué lugar se te ha olvidado la destreza? ¿en qué oscuro intermedio pariste el bostezo que aún te dura?


Como el franco chasquido de un par de yemas, se me moja la mañana, pero sólo cuando las legañas han abandonado el edificio, nunca antes. Lo peor es que lo sabes.


No me vendas la fina línea del sudor mas frío por un café y un ajetreo, no, no compro.


Me voy a preguntar, un par de minutos, dónde está el asiento de atrás de tu bólido, o la oscuridad tras la última ronda, o mi falda engalvanada por tu ahora, o tu cuello al contraluz de mis abrazos.

Ya ves: una mesa camilla me parece un hervidero y una perfecta esquina, con su tosca levedad, se me dibuja el escenario perfecto.


A ver si te arrodillas mas de cuando en vez y me sorprendes.

A ver.

A ver si me arañas la espalda hasta marcarme porque no te encuentro, que no me valen mas que los aplastamientos sin sentido y las faltas de aire contra el descuido de tu pelvis.


Ahora sigamos haciéndonos los locos felices si quieres, pero rebáname esta noche de alevosía el pensamiento que ya no se aguantan más mis dedos en el bolsillo de la paciencia.


…o eso

martes, 26 de mayo de 2009

_Par_



Dad palabra al dolor:
el dolor que no habla gime en el corazón
hasta que lo rompe.

_William Shakespeare_







Te tenía que decir tantas cosas, tantas...pero me quedé con el corazón en los labios y tu rabia en la retina.
No te tenía que haber llamado...pero no conozco el orgullo y sabes que nunca practicamos la amistad. Ibamos más allá, mucho más.

Seguiremos siendo un par, a pesar de todo.
Llegará un día en el que esto nos parezca una broma. Llegará un día en el que esta década y media nos parezca un pequeño latigazo solamente y no esta angustia, que se me ha agarrado al pecho de tal manera, que aún es capaz de abordarme el lagrimal en el momento menos oportuno.

Esta pena que no se me va de aquí del medio.

Lloro, sí, así es, pero el otro día te dije que todo estaba bien, que no te preocupases porque el no tenerte sólo me dolió al principio.
Saqué mi sonrisa mas divina y me temo que has tragado como si en verdad quisieses creer en mi fuerza o, que así te lo creiste por no salir de mi vista con el corazón mas dañado.

Soy tan cobarde, lo malo es que lo sabes.

Es tarde para echar a correr. No, no correré mas, no me apetece.
Ya es tarde, tan tarde.
No tengo piernas ni brazos que me impulsen. Te los quedaste tú, sin notarlo, en nuestra última conversación.
No me opuse tuyos son.

Lo demás no tiene mucho sentido y ya, ya he dejado de respirar contigo tantas veces.
Nunca te dije que fuese facil, ni te guardé en un pedazo de papel de seda juramento alguno.
Sólo llené tus pies de rosas frescas y acabaste viendo únicamente las espinas. Teoricé sobre un imposible y te arranqué en los suspiros la única verdad que me has calado.




Será mejor que en mi vida ocurra algo tan cegador que te quite por siempre de mi vista, será mejor, será....





jueves, 21 de mayo de 2009

_mudo_



Se ha derramado el aire entre los dientes
y me ha nacido la palabra,
difusa
primigenia
escalonada,
como el último abrazo que no te dí
pero que recibes, de continuo,
cada vez que te encoge el corazón
la bola de papel arrugada
que murio entre nosotros.

Blasfema e impura lengua que palatea
tu llegada sin cesar.


Mil pedazos de saliva inunden tus pies
si no me vuelves
y planchas esta ausencia
con tu simpar dulzura.
O yo enmudezca en este intento.

miércoles, 20 de mayo de 2009

_De-dos_



Últimamente una afilada tijera de podar se ha instalado a vivir en mis muñecas y soy incapaz de dotar a mis yemas de ternura.

Si ves que cojo un bolígrafo no te engañes, seguramente será para apuntar excusas o quizás para entretener un crucigrama entre mis ojos.
Sólo sé escribir versos a lapicero.

Últimamente los nudillos se me enervan y los cuters miran mis falanges con amor suicida, o yo he perdido el norte.
He de dejar de tomar los rosales entre mis manos, porque pierdo la consciencia al ver brotar la belleza y, dejo que las espinas, penetren en mis dedos sin protesta.

Da igual, exactamente igual, que escampe o llueva, como siempre, camino sin paraguas bajo el agua y sólo vuelvo a mi cuando todo me empapa.

lunes, 11 de mayo de 2009

_ Soniquete_

"...qué maldición separa a los amantes
que no se han olvidado..."
Joaquín Sabina (El Maestro)





He visto pasar descalzos a los capadores de palabras.
Guarda silencio.

Cierra los dedos, no toques el sensible pálpito
no respetan las yugulares contraídas
y mesan la espalda en un hipócrita gesto.

Que no te cace el toque de queda
con un puñado de versos en la boca.
Te desecarán la lengua
como quien tala el ansia sin cuidado.

Guarda silencio.
Decanta el rojo caldo entre los versos
sólo para sentir el gusto de romper la norma con descaro.

Los he visto descalzos, de puntillas y sin cubrir el rostro.
Hazte a un lado o te segarán el alma sin apreciarte ni una buena coma.

sábado, 9 de mayo de 2009

_callaté.._

Calla...
Deja ya de joder con tanta tontería. No verás ya más lo que a bien tuve mostrarte.
Destápate, aquella amistad envuelta, te la consentí hasta cierto punto, miraba tu maraña venir y envolverme sin enrojecer.

No hay ningún jardín escondido entre mis uñas, sólo un ansia loca por montarte a media tarde.
Esa, esa media tarde que me llevé a la boca.

No te hagas el listo, no veías como planchaba tu orgullo a mi caricia y aún babeas cada extremo de aquel poco, aquella migaja inutil que te puse en el camino.

sexylegs.jpg Sexy Legs image by JackaGlamour

Deja que acabe el estertor en silente espera.
No tapes mi cuerpo se que aún me late.
Ha sido el goteo mas capaz que el charco.
Eso ha de ser,
y tras la última palabra como insolente galipó
jugaste a perseguirme sin renglones.

No me dejas somnolienta ni difusa
ni traspasa tu susurro mis pulmones,
ni, el corte de mangas que me ofrecías a reproche,
ni tan siquiera ese me adecenta.

Me miré los indices y juré
no marcarte horas de dulzura.

No lo entiendes. No pongo excusa.

Se vuelca el tarro de azucar insolente
y lamo valles de verdades dibujadas
confundiendo pechos al descubierto.

No se refleja ya el mar, nada vale.

Y tú,
tú aún siseas la letra

de una canción enamorada.

viernes, 8 de mayo de 2009

_Será que soy rara..._



...a veces pienso que no esta el mar en medio

y que se puede viajar en bicicleta a ti...

C_ Felipe.



"the dream is over"
Beatles
Las heridas no me curan con normalidad, es evidente que estoy baja de algún intracorporal caldo de cultivo. Tres años continuos la misma herida en el mismo dedo, no se, no lo considero serio a decir verdad.
Esta vez ha tardado un mes de más en hacer su aparición mi herida favorita, pero inexorablemente como cada año, ha vuelto ha renacer en la esquina de mi mas obeso dedo.
Nunca fui normal para nada.


Tal vez esa sea una buena crónica silenciosa en mi epitafio:
"Aquí yace la mujer a la que se le reveló hasta la ceniza"

El leve y sencillo vuelo hacia el cenicero y su inminente caída dentro es para mi un imposible. La ceniza en un magistral aleteo y, cuando mas cerca parece de posarse, hace un quiebro de cadera y se ve estrellada sobre cualquier mesa (hecho verídico y constante con testigos de cargo a disposición de quien lo dude).
Muchas veces me pregunto el por qué la mayoría de las farolas de mi ciudad me miran con ojos de auténtico deseo. Será porque todas llevan un chichón mío al llegar aproximadamente al 1,20. Menos mal que ya he crecido un poco mas y las miro cara a cara, ahora no se tropiezan tan a menudo conmigo, porque doy fe de que eran ellas. Casi interpongo una denuncia por agresión constante en el ayuntamiento.
Tampoco tengo idea de cómo fue a parar el flan de seis huevos, hecho con tanto cariño por mi hermana, contra todos los recovecos de mi cocina: suelo, techo y paredes. Ni tampoco se que diantres hacía yo tendida allí bocarriba y con el pelo lleno de trocitos de porcelana, pedacitos de caramelo y restos de nata.
Cuentan los testigos que fue un "Aurresku" que rozó la perfección, el golpe en la sien sólo acabó en un buen susto. A mi entender mi conciencia se deshizo de mi por un rato, no se lo tendré en cuenta, procuro no ser vengativa.
Será la costumbre pero ya nadie se asusta de mis romances con el duro elemento.

No es normal que después de hacerme trizas la rodilla una mañana fregando sólo sintiese dolor la tarde posterior. Aún oigo a la traumatóloga de urgencias decir sin parar: es imposible te acabas de caer, y yo la decía : que no que me caí ayer.
No pudo creer que andase todo un día con la rodilla destrozada y sin sentir dolor alguno, juraba y perjuraba que esa avería había sido aquella tarde, y así renegó todo el tiempo que estuvo escayolándome.



Es que soy muy rara, mucho.

miércoles, 6 de mayo de 2009

_No ha lugar..._

Dame una docena de besos en la yugular que estoy muy sola,
un pedazo de tarde veraniega envuelta en tu sonrisa
y un apretón desnudo sobre tu sesgado pecho de tanto latir,
que me siento hoy muy sola,
tan sin brazos, tan helada.



No es bueno segar la palabra a medio tono, acelerarse no suele ser el camino mas recto.
Háblame amor, háblame.
Déjate ya de tanta insulsa parafernalia. Si no lo deseas no te izaré al cielo de las nalgas tomándote por los tobillos, ni tampoco cambiaré el ritmo cuando extasías los ojos.

Háblame y dejaré la revolución de la sangre para otros ratos que a bien gustes.
Háblame, pero procura no rozarme la piel con la mirada, sabes que al final acaba desnuda tu sombra agitada, jadeante y callada a mi costado.
Háblame amor, habla. Ciega mis labios y engáñalos porque sólo desde tu vientre se refugian a buen recaudo, sólo saben tomar calor de la punta de tus pasos.
Sino, calla, calla amor, calla.
No hay lugar para palabras, calla.

Calla...

_Mentira (rendida)_

http://api.ning.com/files/ocPWl3ArmdVS7ecDiL*4Na8PC056kwYsErqJ*fYRhtyxYBaCb9s3CP5*ac7MKQAHWo1LAbhz14AordnADYHXQcHmn5nOqSxf/Mentira_by_Serkesita.jpg

A ver: hazte a un lado

que voy a arrancarme un pulmón.
Si,
no me mires así
con cara de deuda presentida.
El cuajo y el arrojo se han vendido,
iza marcha atrás cualquier pretexto.

Ya no tiene el desplante tu hogar
sobre el regazo de mi vientre,
no despoja la mañana el horizonte,
ni, la vagueza de un suspiro,
remienda mi pasado
ni mi futuro ahuyenta.

Como un pequeño pezón hambriento de aventura,
sin habitos turgentes que lo guarden,
ni perjuros satenes,
ni telares de fino hilo,
así no mas,
así he partido a buscarte.

La mirada amenazaba
con romper a llorar
como un sin pecado.
Las rastreras huellas
de aquel veneno a contrapelo,
resurgian en un segundo tan lento.
Una vulva acalorada de lamentos,
un postrero y loco sueño,
y tu abrazo en mi cintura
como único sustento.

Así, así se inocula la primavera por aquí adentro.

lunes, 4 de mayo de 2009

_ ...a un Lunes tonto_


...maldito móvil tanto ring ring tocando los cojones.
Te lo repito por tercera vez:
no me apuntes con el almirez.
Joaquín Sabina

Lo curioso de mirar es lo que no se ve.

Que deprisa se ha colado esta semana por mis ojos. ¿Ves? ya llega el Lunes con su prisa entre las letras y su fea costumbre de no dejarme escuchar el despertador, Lunes somnoliento, Lunes acelerante.

Al final te acabaré dando la razón, estoy irascible, protestona, seca e irónica.

Lo curioso de ver es lo que se ha de mirar.
Ahora me he sentado en el altillo para observar mejor.
Soy un exceso, estoy rasgada y expulso el corazón por la boca. Tanta contención nos conduce al equívoco y el equívoco es una calle mugrienta.

Maldito Lunes discutidor, pesado y dañino. Te has colado en mi semana tranquila y has dado vuelta al cenicero sobre la limpia alfombra de una docena de caricias.

Mañana morirá este Lunes, pero he de resolver el entuerto.
Voy a llamar para susurrarte un te quiero disfrazado de - hola, qué haces?.
Sí, ya se que está demás y, que de sobra lo sabes. Sólo es que necesito clavarle un puñal al Lunes para que se achique y se marche lo antes posible...dejando un rastro de aquí no ha pasado nada en el ambiente.

Mientras voy a sacar la sonrisa a pasear.

Quizás (como me gusta la palabra quizás) logre que te pegues a mi piel como una lapa.

viernes, 1 de mayo de 2009

_...como el humo_



Es el refresco, o la piel húmeda, o la dureza del suelo, o el loco y helador testigo que a las manos prendo. Ralo tiempo.

Ojerosa, maldecida donante del locuaz y anodino pasatiempo.

Una barrita minúscula, sabor regaliz negro, se traga este viernes venturoso de nadas. Oigo tu voz y me escuecen tres pares de argumentos.

Es el suave cansancio del susurro a destiempo.

¿Dónde estarán mis sabanas, con su calorcito intenso?


Sólo se lo que pretendo y prendo...



No quiero errantes nucas de amaneceres

prefiero la circunstancia de la ceguera,

la indomable ausencia en el píloro

y la reseca boca a la espera de la sílaba.


El tono escarlata de la mirada

insuficiente se ha vuelto,

ya no planea,

ya no rige ni tan siquiera un pedazo

y se contonean mis carnes enjutas

sobre la camaradería díscola

de los tacones mas suaves y libidinosos.


Donde me pierdo y donde te encuentro

allí guardo el clítoris del por si acaso

para no tensar la espera de la lija

y hacer eludible el rato mas pasajero.



No quiero mas que terribles ahogos

gotas de sudor nacidas sobre el cabello,

nalgas húmedas revocando edades,

acanalados tiros de aire que silben

sobre el acompasado pecho

alegres de sólo saber suspirar.

jueves, 30 de abril de 2009

_21 gramos_

Hoy me he vuelto a morir como muy temprano.
Todavía estaba la ventana teñida de ese olor a sueño profundo que me capa el pensamiento. Hoy te he extrañado tanto.

No va a ser capaz, el día, de refugiarme en una esquina y alborotar mi sién para que salgas y se oxigene este espacio de ventiún gramos.

http://2.bp.blogspot.com/_giW-pQ-9Wx8/R8K8kaq4ssI/AAAAAAAAAqo/DJlQOQJGXLM/s400/x1pefyvcmymywiadcdruygy0pnmlc4.jpg


El melón abierto de tus caderas
y mis ojos callados.

Pico al silencio para que desinfle
la breve frase que se pierde en el abrazo.
La colegial presencia del aire
que inquieta la tranquila habitación
me ha deshecho en un momento.

Eres tan bello.

Me subí al árbol para tomar la fruta
y caí rendida a esperar la madurez insólita
del parpadeo de tus ojos.

Coge la ropa y vístete.
Huye.

Se transparenta mi alma si respiras
y temo perder el golpe seco,
sobre el que braceo,
para no ahogarme de tanto amor.

lunes, 27 de abril de 2009

_Sin-cero_





No encuentro últimamente mi sinceridad. Se acabó perdiendo mientras al escondite jugábamos.
Como una calada profunda se me ha enganchado al estómago y yo, yo no he hecho nada por salvarla.

¿Nunca has sentido la protección del fingidor vocablo? Pues es así, como una dulce seda de raso que baña sin motivo el cuerpo. Fría pero completa, casi igual que una caricia pero sin la sutileza del calor, así es de engañosa la cruel desidia.

Sólo me importas tú. El resto es un carnaval animado.
He paseado mis besos por cada extremo que arruga tu cuerpo. Palmo a palmo. Quietud con música de fondo inaudible para el que ama.

Te quiero es mi única verdad pero juego a esconderla sin remedio, para que no se queje nadie, para que nadie me hallé un descosido por el que atacar esta dicha de saberte.
Cuando no me ves te estoy mirando. Estoy escuchando cada sílaba que mana tu garganta y como un incauto dogal a mi retina te unes.

Cásate conmigo como anoche, porque un golpe de cadera es nuestra capilla y un leve mordisco nuestro anillo de bodas. Tiende tu rodilla a mi suelo y penetra cada espasmo con la dulce carga de un mañana nuevo.

No encuentro mi sinceridad. Últimamente se ha disfrazado con la exacta perfección. Sólo nace cuando susurras: mas que a mi vida...y me desarmas cualquier disfraz que me puse antaño para eludir la verdad.

…quién lo probó lo sabe.

viernes, 24 de abril de 2009

_qué será?_



No tiene muchas luces esta caricia que se esconde.
En tu franca risa, tras el clímax, me he instalado a vivir. Apoyada la sien en tu cadera voy muriendo, y sólo el baile de tus uñas por mi dorso me rescata.

Sobre el tenue callejón de los sudores, me abrazo al derribo de los besos y, una aurora de ternura penetra en esta caverna, sobre la que enterré la absoluta e inexorable dicha.

Deberías dejar los pezones en la puerta, porque la atemporal rutina negará tres veces que te refugias y duermes en el colco de mis brazos; sino, tu imaginación será presa de la estulticia mas ilusa y verás mi perfil desnudo en cada conversación.
Ven, cuélgalos aquí, en la entrada, no te los lleves. Yo, a cambio, dejaré mi cuello a ellos bordado y volveré también después.

Es el cielo azul de esta mañana o el amor, da igual. Me quedo con tus labios susurrándome un te quiero.


No tiene muchas luces esta caricia que se esconde. Sabe que acabará empapándonos...

miércoles, 22 de abril de 2009

_Verás_



Un jirón de tu pestaña se quedó a vivir en mi pasillo.
Sin premura caía
con la justa inercia de una otoñal hojuela,
con el vaivén exacto de mi placer al suelo.

A veces el silencio de un leve gesto así se muestra;
patinando sobre los reojos
a la cruel lentitud del quiebro de una cadera.
Luego se hace fuerte en el espacio
y desorbita la tarde mas tranquila,
a pesar de la dureza extrema del eco
contra los cristales ahumados del deseo.

Deberías vestir
azul cobalto de campanilla mañanera
y, como la gazania,
abrirte al paso y esperar el gemido mas leve
como sediento instante sobre tu ahogada piel.

Así, quizás así, dejaría en libertad mi pequeño tesoro.


Vuelve. La desnuda piel de tus ojos
es mi alimento favorito.

Si te caen las pestañas las guardo,
tan despacio,
en sedosos goces encerados de aloe vera y lirio claro.


martes, 21 de abril de 2009

_uno, dos, tres..._

No vengas hoy porque me he escondido.

Estoy empezando a callar y mis labios han decidido no dejarme sola en este extraño viaje.

Ayer fue un día duro conmigo misma, al final fue como sentarse a observar tras un cristal.

Dediqué el día a escuchar y he descubierto lo tristes, lo fantásticos y lo ambiguos que podemos llegar a ser. Pobre y grato ser humano, he sentido tanta pena, he pasado tanto miedo y, a la par, he disfrutado tanto y tanto.


Hoy doblo pedazos de mi propio silencio y hago un nudo de sensaciones. A veces corremos tanto que no nos paramos a observar lo que decimos. Benditas sean estas interrupciones de voz obligadas.

Hay días en los que miro a lo lejos y me descubro pensando que habito tras unas hojas y, revuelco cada noche mis parpados sobre el incipiente rocío…

Hay noches en las que caigo a tu lado y elevo las piernas, como quien alza una perfecta sonata, poseyéndote por completo, sólo eso me sana…

Estoy enferma, enferma de encontradas sensaciones. No hay antibióticos ni cura posible.

Cuando una madura y cae del árbol se le va pudriendo poco a poco el aire que le rodea y sólo un inesperado y grácil beso, de los que no traen cuentos, es capaz de sanarla de todo mal.


Voy a seguir escondida.


No busques más que sencillez: así le he llamado al camino que a mí te traiga; porque me dará mucha pena aquel que cuente cada piedrecilla y cada curva hasta mí.


Déjame, déjame sola si ves que mi silencio puede turbarte.

lunes, 20 de abril de 2009

_Dicen..._

Desnuda se sentía igual que un pez en el agua,

vestirla era peor que amortajarla;

inocente y perversa como un mundo sin dioses,

alegre y repartida como el pan de los pobres.

Joaquín Sabina (Amores eternos)



Dicen que los grijos húmedos

a mis labios menores envidian,

sobre el río que no revuelca aguas de mar

salvo cuando la luna cambia de fase,

salvo cuando mi sonrisa brillante

acomete cada poro de mis necesidades.

Dicen que al girar la esquina de una promesa

se cayeron los temblores

los ropajes insípidos volaron

y sobre unas pupilas de satén negro

es posible robar de mis manos...

quizás una lasciva caricia.