jueves, 30 de abril de 2009

_21 gramos_

Hoy me he vuelto a morir como muy temprano.
Todavía estaba la ventana teñida de ese olor a sueño profundo que me capa el pensamiento. Hoy te he extrañado tanto.

No va a ser capaz, el día, de refugiarme en una esquina y alborotar mi sién para que salgas y se oxigene este espacio de ventiún gramos.

http://2.bp.blogspot.com/_giW-pQ-9Wx8/R8K8kaq4ssI/AAAAAAAAAqo/DJlQOQJGXLM/s400/x1pefyvcmymywiadcdruygy0pnmlc4.jpg


El melón abierto de tus caderas
y mis ojos callados.

Pico al silencio para que desinfle
la breve frase que se pierde en el abrazo.
La colegial presencia del aire
que inquieta la tranquila habitación
me ha deshecho en un momento.

Eres tan bello.

Me subí al árbol para tomar la fruta
y caí rendida a esperar la madurez insólita
del parpadeo de tus ojos.

Coge la ropa y vístete.
Huye.

Se transparenta mi alma si respiras
y temo perder el golpe seco,
sobre el que braceo,
para no ahogarme de tanto amor.

5 comentarios:

PanteraNegra dijo...

Después de estar jugando 3 horas pegando espadazos, te puedo asegurar que me ha dado un respiro tremendo leerte, ha sido un relax.
Un besote, pequeñaja.

Astrágalo dijo...

¿Será bueno que te enamores de todo en la vida?, envidio tu poesía.

Me gusta la foto de tu anterior post,"el beso es un mordisco que aprendió educación".

Un besito astragalin.

Sigfrido Quiroz dijo...

Pinocho, te pido que te pongas en contacto conmigo. QUiero comentarte un proyecto de la Editorial para la cual estoy haciendo algunos trabajos.
sigfridar@gmail.com

Sue dijo...

Para no ahogarme de tanto amor....
Me encantó tu frase. Si mi muerte fuera por ahogo, que sea de ese tipo.
Besos desde mi alma, Pinocho.
Sue

Pinocho dijo...

PANTERA si vienes a mi y el corazón se sacia de paz es entonces el motivo perfecto para no abandonar este vicio que han cogido mis dedos a escribir.

ASTRAGALO creo que sí será bueno, es mas creo que sería lo ideal portar una bandera en la que se leyese: para lo bueno y para lo malo, sin muerte alguna que lo separe.

SIGFRIDO, te he mandado un mail, ahora sólo me queda saber...

SUE, mi SUE, tu voz me llega disfrazada de dulzura, tu única voz: la que te arranca los tonos del alma. Gracias por llegar.