jueves, 16 de abril de 2009

_Catarsis_


Yo sé que ver y oír a un triste enfada,
cuando se viene y va de la alegría
como un mar meridiano a una bahía
esquiva, cejijunta y desolada.

Miguel Hernández







Hace ya mil setecientos cuarenta y tres besos que no te veo. Según los doy, flagelo el carboncillo de la ausencia y arremeto, otro más, en esa mochila en la que convertí tu esencia.


No es cierto que haya refugios, no lo creas. Se incumple siempre la promesa del no volverte a ver.
Al más mínimo descuido, algún matiz del sándalo suave de tu aroma acompaña a un extraño que se cruza casual conmigo. Entonces vuelves y el amasijo de ladrillos que escaloné; grita como una queja insostenible al ver que las grietas se abren como los corchetes de una lasciva camisola.

En los besos, como en las ingratas tardes
me he tumbado a merecerte.


He oído que venden por medias libras la pura inocencia, voy a buscarla. Me equivoqué conmigo.
Me herí, tan profundo que la mella, como injerto, aún me lastima en las noches extrañas.

Tú sabes de qué te hablo.

Hoy tengo entreabiertas las costuras y se asoma, aún risueña y fresca, la última de tus caricias por ella.

8 comentarios:

Catalina dijo...

!¿Hace ya mil setecientos cuarenta y tres besos que no te veo?". Te odio. Anda quéeee, menuda nochecita, eh?

Y yo que pensaba que el título de cata-rsis iba por mi...

Besos
Cata

PanteraNegra dijo...

Es un privilegio poder leeros, si algo he de agradecer al bolo es eso, haberos conocido y, entre papel y papel poder viajar a distintas fantasías.
Un beso

Sílice dijo...

¡Oye, niña! que si encuentras dónde venden eso de la inocencia, aunque sea a libras enteras, pues que ya sabes que somos amigas y que me avises, que me hace mucha falta... (Y sí, que es verdad, que los corchetes se abren y hay que ver lo que cuesta arreglarlos).

Abrazos.

Velvetina dijo...

Si es cierto que hay refugios, puedes creerlo…

Cada quien encuentra su propia catarsis, su propia liberación de esos pensamientos que nos invaden, o de esos sentimientos que no somos capaces de expresar con palabras.

Mi propio mecanismo de defensa es escribir… Escribir y leer bellas frases como las tuyas.

Ten tengo en cuenta aunque no lo exprese, lo sabes ¿verdad?.

Un abrazo

Velvetina

Begus dijo...

"Hoy tengo entreabiertas las costuras y se asoma, aún risueña y fresca, la última de tus caricias por ella."
Ayyyy...que preciosidad!!!!

Muaaaaaaaaaackis

Anónimo dijo...

Eres única!!
Me está encantando pasar por tu casa a ver qué tal vas, lo único que al entrar aquí me haces sentirme muy pequeña en lo que a escribir se refiere...

Natalia.

Angelosa dijo...

Jajajaja como dice Cata vaya nochecita, y encima vas y escribes esto tan hermoso para darnos envidia, es que no puede ser. Me ha encantado.

Un besote

Pinocho dijo...

Pero mira que sois preciosas mis niñas (ainssss) Me tomo cada comentario como una caricia única. Gracias!!