viernes, 24 de abril de 2009

_qué será?_



No tiene muchas luces esta caricia que se esconde.
En tu franca risa, tras el clímax, me he instalado a vivir. Apoyada la sien en tu cadera voy muriendo, y sólo el baile de tus uñas por mi dorso me rescata.

Sobre el tenue callejón de los sudores, me abrazo al derribo de los besos y, una aurora de ternura penetra en esta caverna, sobre la que enterré la absoluta e inexorable dicha.

Deberías dejar los pezones en la puerta, porque la atemporal rutina negará tres veces que te refugias y duermes en el colco de mis brazos; sino, tu imaginación será presa de la estulticia mas ilusa y verás mi perfil desnudo en cada conversación.
Ven, cuélgalos aquí, en la entrada, no te los lleves. Yo, a cambio, dejaré mi cuello a ellos bordado y volveré también después.

Es el cielo azul de esta mañana o el amor, da igual. Me quedo con tus labios susurrándome un te quiero.


No tiene muchas luces esta caricia que se esconde. Sabe que acabará empapándonos...

5 comentarios:

(Pafermi) dijo...

Esa caricia que vuelve y vuelve, como las estaciones, los equinoccios, los noctámbulos sedientos del ayer.
Una caricia mas púdica para tí, de mí.

Begus dijo...

Jo Pinocho...preciosas letras...las dejas como puntadas delicadas en una prenda especial...eres un solete.
Un beso enorme...

Locuán dijo...

No, mujer, no dejes los pezones en la puerta, si son la entrada al paraíso ;-)
Besitos, Niña de Arena

PanteraNegra dijo...

Tus palabras son caricias para la mente de quien te lee.
Un beso mi niña

Pinocho dijo...

PAFERMI recibo esa caricia y la envuelvo en papel de seda, despacito, despacito...gracias mi niña.

BEGUS si ves cada puntada y la notas eso es para mi el mayor de los logros, gracias por ser y estar siempre. Un besazo.

ANA Y PEDRO...ajjaj, ainssss, un día os morderé a ambos dos (prometo que no será en los pezones)

PANTERA no pretendía acariciarte de otra manera, mas que así como una monodosis diaria sólo para que cierres los ojos y no puedas evitar paladearla (muackis)