miércoles, 28 de noviembre de 2012

_perdona_



Perdóname cielo, la boca me quedó reseca. No es buen vocero el limbo rasgado y escuecen las penas cuando se distrae el corazón.
Giras los tímpanos disimulando inocencias absurdas y se te plaga de babosas la tarde mas espléndida.

 

No preocupes a las ramas,
batirán a duelo sino escuchan su caducidad.
Olvidaste untarlas de aceite con dulzura
y ahora sufren el inexistente otoño
como quien mastica una plaga.

Te repites en mi canto, inexorable,
mi dedo alargado de silencios a ti se cuelga.

Así muero cada vez que balanceas la estúpida pausa
y se entona la palabra
y arrebujo esperanzas mal doblabas por la gana
y sobre el ausente cuarto, en cuclillas,
rezo sobre la huella de prisa que dejaste.

No preocupes a las ramas,
creo que al final no quedó árbol para cobijarnos.

2 comentarios:

A'lyakar dijo...

Se te echó de menos. Excelente como siempre ^_^

Rosa Mª O.G (Rosasinmás) dijo...


!Qué bueno que estés de vuelta!

Un beso